Compartir

Dos mil años después, el hombre ha conseguido andar sobre las aguas sin que medien milagros; solo la simple mecánica de fluidos. Cerca de la playa hay tipos que se elevan sobre la superficie del agua como superhéroes que miran el mundo diez metros por encima de las olas, que giran en el aire, hacen piruetas, caen de cabeza bucean y vuelven a salir despedidos al aire. Al verlos se diría que son del…