Compartir

¿Imaginan poder elegir en el menú del día un plato de la antigua Roma? ¿Degustar una salsa como hicieran hace 2.000 años los emperadores de una de las civilizaciones más trascendentes de la historia? No es ciencia ficción, sino el resultado del trabajo y el empeño de un grupo de investigadores españoles que permitirá viajar en el tiempo culinariamente hablando gracias a la arqueología gastronómica…