Compartir

Vázquez, García, Suárez… Cualquiera de estos apellidos son la palabra mágica que James Fernández utiliza para reabrir el pasado, ya sea en los registros de Ellis Island o en las lápidas de los cementerios. Su misión, desenterrar la historia de los españoles que emigraron a Estados Unidos.