Compartir

Decía Isabel Allende que escribir era como hacer el amor. «No te preocupes por el orgasmo, preocúpate del proceso». Pese a que en el viaje íntimo hacia el placer el destino es lo más importante, el camino hasta llegar a ello determinará el nivel de satisfacción que nos provoque. La culminación del acto sexual debe ser un momento extemadamente placentero al que no debe renunciar ninguna de las dos …