Compartir

“No estamos detrás de los actos vandálicos”, dijo tajante la exsenadora en declaraciones a los periodistas y agregó que hay “movimientos oscuros” que están interesados en relacionar a Marcha Patriótica con “el delito y el terrorismo”.

Para Córdoba, “detrás de la criminalización hay muchos intereses de multinacionales y empresarios que creen que con aplastar el descontento se va a acabar”.

A primera hora de la mañana, Santos culpó en un discurso al país a este movimiento de izquierda de estar detrás de la situación: “el movimiento Marcha Patriótica no busca sino llevarnos a una situación sin salida para imponer su propia agenda, sólo les importa su agenda política”, dijo.

Según Santos la intransigencia de los negociadores del campo se debe a que hay personas o grupos “que están interesadas en que no se llegue a ningún acuerdo” o “que sólo quieren desestabilizar”.

Por esas declaraciones, Córdoba dijo que Marcha Patriótica quiere hablar con el presidente: “no nos puede marginar de esa manera y reducirnos a la categoría de delincuentes por el hecho de que participemos de manera pacifica en un proceso de movilización”.

El jueves, miles de colombianos salieron a las calles de Bogotá en una protesta pacífica en apoyo a la huelga agropecuaria pero que terminó en disturbios, con dos muertos y más de un centenar de heridos en el centro de la ciudad y en los barrios periféricos.

Antes de las declaraciones de Córdoba, los organizadores de la huelga celebraron una rueda de prensa en la que, en voz de Heberto Díaz, portavoz de la Mesa Nacional Agropecuaria, señalaron que “el paro se mantiene” porque el Gobierno no ha dado respuesta a las demandas del sector.