sábado, 8 agosto 2020 5:36

Manzanares y Jiménez Fortes, a hombros en Palencia tras cortar dos orejas

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Zalduendo, de muy buen juego por su extraordinaria nobleza, a pesar de sus escasas fuerzas.

Juan José Padilla, ovación y oreja con petición de la segunda.

José María Manzanares, oreja y oreja.

Saúl Jiménez Fortes, dos orejas y ovación.

En cuadrillas, Curro Javier y Luis Blázquez saludaron en el segundo de la tarde, y Bonifacio Martín Blanco y “El Zuri” en el sexto.

La plaza tuvo más de media entrada en tarde muy agradable.

———————

Juan José Padilla, quien ayer salió a hombros de esta plaza, ha sido el sustituto de Morante de la Puebla, convaleciente aún de la cornada que sufrió el pasado día diez en Huesca.

Padilla realizó a su primero una faena a menos, ante un toro que fue a más, y al no haber coincidencia entre toro y torero, el resultado careció del necesario brillo.

En el segundo de su lote comenzó la faena en tablas de hinojos, y de esa guisa le enjaretó ocho muletazos. El toro, que era de una franciscana nobleza, permitió al torero realizar toda suerte de alardes, tocaduras de pitón y besos en la testuz, para terminar de una fulminante estocada.

La faena de Manzanares a su primero careció de emoción, porque el toro, por su escasa fuerza, no la tenía. No obstante, Manzanares se estiró en algunos muletazos, los suficientes para recibir una generosa oreja.

La faena a su segundo poseyó mayor intensidad, ante un toro de gran clase pero, como sus hermanos, con las fuerzas justas. Hubo temple, suavidad y caricia en los muletazos de Manzanares, quien volvió a recetar una gran estocada.

Jiménez Fortes, aún no recuperado de la gravísima cogida que sufrió en Bilbao, reapareció en Palencia. Con drenajes aún en sus heridas. El malagueño fue el torero de siempre: impávido ante el peligro y haciendo de la quietud y el riesgo un culto. Su faena fue importante y de irreprochable ejecución la estocada que puso fin al toro.

En el último de la tarde, el más grande de la corrida y el más renuente a embestir, Jiménez Fortes volvió a atestiguar su valor y su absoluta entrega.

Artículos similares