jueves, 24 septiembre 2020 9:46

Todo preparado en Buñol para acoger hoy la primera Tomatina de pago

La Tomatina de este año podría estar pasada por agua ya que, según la previsión meteorológica, se esperan chubascos moderados que pueden ser localmente fuertes y con tormentas, aunque eso no ha amilanado a los organizadores, que en su cuenta de Twitter afirman que con lluvia la fiesta será mucho mejor y más divertida.

“Este miércoles, durante una hora, todos nosotros seremos del mismo color”, asegura la organización de esta fiesta, que ya hace días agotó las 15.000 entradas puestas a la venta, a un precio de 10 euros, y que han sido vendidas a ciudadanos de 60 países, especialmente de Australia, Japón, Gran Bretaña y España.

La Tomatina nació en 1945 como una broma entre amigos, que se lanzaron tomates durante un desfile de gigantes y cabezudos, celebración que se mantuvo durante años hasta que en 1980 el Ayuntamiento decidió organizarla oficialmente y empezó a convertirse en un espectáculo de dimensiones crecientes, cada vez con más toneladas de tomates cargados en camiones a disposición del público.

La masificación que esta fiesta ha sufrido en los últimos años, donde cerca de 50.000 personas han llegado a participar en esta peculiar batalla, ha llevado al Ayuntamiento a vender entradas para reducir el aforo a un máximo de 20.000 personas, 15.000 que entrarán pagando y 5.000 vecinos de Buñol a los que se ha repartido de forma gratuita la pulsera de acceso al recinto de calles cerradas.

A pesar de ello, el Ayuntamiento de Buñol espera que lleguen a la población otras diez mil personas sin entrada, con los que se tendrá “tolerancia cero”, según fuentes municipales, y por ello este año ha reforzado especialmente las medidas de seguridad.

La Guardia Civil ha diseñado un plan especial de seguridad, para evitar “todo tipo de incidentes que la afluencia de personas pudiera provocar”, y que se iniciará esta tarde en esta población del interior de la provincia de Valencia.

El dispositivo también cuenta con miembros de protección civil, Policía Local y seguridad privada, así como un plan de emergencia que incluye un hospital de campaña y dos helicópteros.

La Tomatina comenzará a las 11 de la mañana, aunque unas horas antes el casco urbano será cerrado al tráfico de vehículos, que podrán aparcar en zonas preparadas a las afueras del municipio.

Además, Renfe oferta 30.000 plazas, 13.000 adicionales a la oferta habitual, y circularán durante todo el día 48 trenes entre Valencia y Buñol, 24 por sentido, de los cuales seis son especiales, según fuentes de la compañía ferroviaria.

También Metrovalencia reforzará su servicio para enlazar con Renfe y, de 6 y 10.30 horas de la mañana y entre las Líneas 1 y 5 de Metro, ofrecerá 27.600 plazas para que los usuarios puedan desplazarse hasta la estación de Sant Isidre y enlazar en la contigua estación ferroviaria con Renfe.

La expectación que levanta la Tomatina, declarada en 2002 Fiesta de Interés Turístico Internacional, ha concentrado en la población a un centenar de medios de comunicación de todo el mundo, que situarán hoy a Buñol en epicentro de la información.

Artículo anteriorDani Moreno, en el fin del mundo
Artículo siguienteDisneyland en Zimbabue