Compartir

El boletín de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) con fecha del 23 de agosto fue elaborado a partir de información suministrada al organismo por las autoridades epidemiológicas de la isla, donde el nuevo brote de la enfermedad tuvo lugar en las provincias de La Habana, Santiago de Cuba y Camagüey.

Hasta el momento ni las autoridades cubanas ni los medios locales han informado públicamente sobre la cifra de casos, aunque este martes un bloguero oficialista conocido como Yohandry divulgó en su página la información de la OPS.

De acuerdo con el boletín, entre los casos confirmados hay 12 viajeros, de ellos dos alemanes, igual número de chilenos, españoles y venezolanos, un holandés y tres italianos, con edades entre 30 y 74 años.

“Todos ellos evolucionaron favorablemente y no se registraron defunciones”, según el reporte.

Las autoridades de la isla señalaron a la OPS que “durante el año en curso se investigaron casos sospechosos regularmente”.

“Los casos registrados en La Habana estuvieron vinculados a dos centros de expendio de alimentos, en donde se comprobó la presencia de portadores asintomáticos entre los manipuladores de alimentos”, añadió la nota.

Cuba informó, además, de que “en todos estos brotes se ha actuado oportunamente y se han realizado todas las acciones correspondientes para su control” y se “continúa implementando un plan de prevención y control de cólera”.

El último informe público del Ministerio de Salud de la isla sobre cólera fue emitido en enero pasado, tras detectarse un brote en La Habana con 51 enfermos confirmados.

El país caribeño vivió cinco décadas sin casos de la enfermedad hasta que en agosto de 2012 reapareció, afectando principalmente a su zona este y causando tres muertos y 417 infectados, según datos oficiales.

La OPS reveló en este último boletín que Cuba registró asimismo otro brote con 47 casos confirmados tras el paso del huracán “Sandy” en octubre de 2012.

La última epidemia de cólera en Cuba ocurrió en 1882 y hasta el año pasado los anteriores casos registrados databan de poco después de la revolución de 1959.