Compartir

Sus presidentes, Alberto Fabra y Ramón Luis Valcárcel, han dicho hoy, instantes antes de mantener un encuentro de trabajo en materia de política hidrológica en Pilar de la Horada (Alicante), que ni la Comunidad Valenciana ni Murcia renunciarán al agua que necesitan tanto los regantes como, en general, el conjunto de la sociedad.

Ambos dirigentes autonómicos han pedido que se cumplan los términos establecidos en el memorándum de trasvase Tajo-Segura, un documento firmado el pasado mes de abril por los gobiernos de la Región de Murcia y la Comunitat Valenciana, junto al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que busca garantizar y mejorar el citado trasvase.

Entre sus objetivos, este memorándum plantea la necesidad de alargar la caducidad de los trasvases, de trimestral a anual, para que los regantes puedan planificar los riegos y que el agua no consumida durante los tres meses no se pierda y se guarde para otras épocas del año.

Además, plantea flexibilizar la cesión de derechos entre comunidades de regantes, mejorar las reglas de explotación de trasvases, llegar a acuerdos sobre desembalses en pantanos de cabecera y la derogación de la “cláusula Narbona” para que las desalinizadoras no tengan incidencia en el trasvase Tajo-Segura.

Acompañados por el presidente del Sindicato Central de Regantes, José Manuel Claver y el alcalde de Pilar de la Horadada, José Fidel Ros, Valcárcel y Fabra han coincidido en afirmar que garantizar que los regantes tengan “asegurada” agua suficiente y en condiciones de calidad y coste adecuado es “un objetivo irrenunciable”.

En concreto, el presidente valenciano ha mostrado su apoyo a la alegación que los agricultores presentarán al Plan del Tajo, cuyo borrador fija un caudal mínimo en la cabecera de 400 hectómetros cúbicos en lugar de los 240 actuales.

“El Consell seguirá prestando su apoyo a los regantes en el actual proceso de planificación hidrológica para conseguir el agua que necesitan”, ha manifestado Fabra, quien ha añadido que las comunidades de regantes cumplen “un papel insustituible” en la gestión racional y eficiente del agua.

“Hemos seguido los sabios pasos de los regentes de Murcia y de Valencia, pues si alguien sabe de esto, y si alguien reclama desde la legitimidad para que se garanticen los recursos hídricos, son ellos”, ha agregado Valcárcel en este mismo sentido.

Y es que, según ha expuesto, el trasvase Tajo-Segura es “irrenunciable”. “No habrá ni un mínimo ápice que nos haga dar un paso atrás”, ha remarcado el presidente murciano.

De este trasvase depende, según ha aseverado, “el ser o no ser de una región o de una provincia”.

Por su parte, Claver ha destacado el “compromiso” del trasvase Tajo-Segura que, dentro del Plan Hidrológico, viene enmarcado en el memorándum redactado por las comunidades de Murcia y Valencia y el Ministerio de Agricultura.

También ha anunciado que presentarán alegaciones al Plan Hidrológico del Tajo si antes del 20 de septiembre no está aprobada el memorándum como norma con rango de ley.

“La forma jurídica tiene que ser necesariamente una norma con rango de ley, por cuanto que la materia que se regula, incluidos los 400 hectómetros cúbicos, exige para su aprobación estar recogida en una norma con rango de ley””, ha dicho.

Claver ha expuesto que “lo más probable es que el 20 de septiembre, por mucha rapidez que se pueda dar el Gobierno, no esté aprobada esa norma y entonces el Sindicato Central de Regantes va a presentar unas alegaciones como si no existiera el memorándum”.

Esas alegaciones, ha añadido, están “prácticamente” confeccionadas y son “bastante extensas”.