Compartir

La manada ha corrido muy compacta, centrada y estirada en la calle, precedida por un par de cabestros, y la presencia de un número no demasiado elevado de corredores, alrededor de 1.500 según han indicado fuentes municipales, ha permitido ver un encierro tranquilo.