Compartir

El rompehielos «Arctic Sunrise» de Greenpeace ha entrado este sábado en el mar de Kara, que forma parte de la ruta ártica, pese a no contar con el permiso de las autoridades rusas, según han informado desde la oficina de la organización ecologista en Moscú.«El Arctic Sunrise ya está en el mar de Kara para protestar contra las prospecciones de gas y petróleo en el Ártico», dijo a Efe María Favórska…