Compartir

Primero se mudó a Bélgica, en medio de un tremendo escándalo, justo cuando su país planeaba subir los impuestos a los ricos como él. Después, aprovechó la oferta de Vladímir Putin y se nacionalizó ruso. Ahora que ha vuelto a su tierra para rodar una película, el actor Gerard Depardieu parece haber recuperado su patriotismo. «Toda esta historia es un gran malentendido. Amo a Francia igual que siemp…