Compartir

Según la normativa vigente, en 2017 todos los municipios con servicio de taxi tendrán que garantizar al menos un 5 % del total del parque para taxis accesibles, esto es, aquellos vehículos que pueden transportar en condiciones de seguridad y comodidad a personas con movilidad reducida, incluidas las que usan de sillas de ruedas.

Para alcanzar este objetivo, según el CERMI, las corporaciones locales deben intensificar sus actuaciones a favor de un transporte accesible, reservando y otorgando las licencias de taxis accesibles necesarias -de nueva creación o reconvirtiendo tradicionales- para cumplir con la obligación normativa.