Compartir

El dato lo ha dado la embajadora de Bolivia en España, Carmen Almendras, en un encuentro con la prensa en el que ha explicado la situación de la comunidad de inmigrantes en el país.

La crisis que desde 2008 padece Europa, y en particular España, ha afectado de manera especial a los inmigrantes latinoamericanos.

Esa fue una de las razones para que en esos años se hayan ido de España unos 40.000 bolivianos, según la embajadora Almendras.

Los bolivianos pertenecen a una de las comunidades inmigrantes menos asentadas, ya que comenzaron a llegar a España en 2005 y han sido más vulnerables a los efectos de la crisis económica.

La diplomática ha destacado el hecho de que a día de hoy el noventa por ciento de los bolivianos en España se encuentran en una situación legal de residencia.

La comunidad boliviana en España aporta el 45 por ciento de las remesas que llegan a su país procedentes del extranjero, gracias a los 175.000 inmigrantes que viven en la actualidad en territorio español.

Almendras ha recalcado también el esfuerzo que su gobierno ha hecho en la atención consular a sus ciudadanos, ya que Bolivia aumentó de un consulado existente en 2006 a siete oficinas consulares en 2013 más una próxima apertura prevista en las Islas Canarias.

Aunque el gobierno del presidente Evo Morales todavía no tiene un plan de retorno de sus nacionales al estilo de Perú o Ecuador, sí que están desarrollando planes de cara a ese proceso.

Un ejemplo de ello es la adhesión al Convenio Iberoamericano de Seguridad Social por el cual los ciudadanos de Bolivia que hayan cotizado en España gracias a su trabajo podrán recibir la pensión correspondiente en su país en caso de que se vuelvan.