Compartir

El joven espada malagueño resultó herido al perderle la cara al toro tras un desplante al rematar una tanda con la muleta, momento en el que el animal hizo por él, cogiéndole por el tercio superior, cara interna del muslo, y dejándole prendido de forma dramática en el aire durante más de cinco segundos.

La cornada, según las primeras valoraciones a pie de enfermería, es muy extensa, con orificio de entrada y salida, pues el pitón le atravesó todo el muslo de lado a lado, aunque, lo positivo, es que no sangraba abundantemente, lo que hace presagiar que el pitón no haya tocado de ningún vaso fundamental.

En estos momentos Jiménez Fortes, que reaparecía además con los puntos puestos de la cornada que sufriera hace diez días en Marbella (Málaga), está siendo operado en la enfermería de la plaza, de donde, hasta el momento, no trasciende ninguna información.

Debido a este percance, el festejo ha quedado en un mano a mano entre Enrique Ponce y Miguel Ángel Perera, con toros de la ganadería de Alcurrucén.