Compartir

Dos de los cuatro espeleólogos de Madrid perdidos en Soba desde el sábado ya se encuentran fuera de la cueva de Montillano en la que habían desaparecido, los otros dos que caminan más despacio al estar más cansados lo harán en las próximas horas . Alfonso, Bruno, Joaquín e Isabel se encuentran en perfecto estado y han asegurado que en todo momento tuvieron contralada la situación. Sabían que era cuestión de tiempo que les encontraran, por eso esperaron quietos. No obstante reconocen que ha sido “duro”.

Estas son las únicas declaraciones sobre su estado y su vivencia dentro de la cavidad que han realizado dos de estos espeleólogos, Alfonso Gutiérrez (45 años) y Joaquín Gómez (32 años), al presidente de Cantabria , Ignacio Diego, quien les ha esperado con el resto de autoridades en Ramales de la Victoria, adonde los dos hombres han sido trasladados en helicóptero desde la cueva.

Mientras, sus compañeros, Bruno Martínez (49 años) e Isabel Carrillo (33 años), están saliendo de la cueva, ya que, según ha explicado el presidente cántabro a los periodistas, se ha decidido sacar primero a los que estaban menos cansados, y luego a los que acusaban más agotamiento. Al hacerse de noche el helicóptero no podrá ir a por ellos, por lo que bajarán andando acompañados de los agentes hasta lso coches que los lleven a Ramales.

Según ha posido saber este periódico, los espeleólogos madrileños han explicado a sus rescatadores que llegaron a una zona que se estrechó y en la que no estaban seguros del camino a seguir. Como había un espacio amplio y agua decidieron esperar a que fueran a buscarles.

Los efectivos del Greim de la Guardia Civil les han localizado a última hora de esta tarde. Los primero que han hecho los dos primeros en llegar al cuartel de la Guardia Civil de Ramales de la Victoria ha sido hablar por teléfono con sus familiares.

Perdidos, no heridos

Los cuatro van a ser trasladados al Hospital de Valdecilla, en Santander, para que reciban asistencia sanitaria, aunque el presidente cántabro ha insistido en que se encuentran “bien”. Se cumple así la previsión de la Guardia Civil que en todo momento barajó la hipótesis de que se habían perdido y que no estaban heridos. Han sido casi tres días de búsqueda que empezó el domingo después de que un amigo de los espeleólogos diera la voz de alarma. Había quedado con ellos para cenar el sábado y no habían salido de la cueva.

El domingo, y durante la jornada del lunes, se rastrearon las entradas y posibles salidas de la cueva. El recorrido previsto por los cuatro deportistas era realizar la travesía que conecta la sima del Acebo con la cueva de Rubicera con una duración de doce horas. Al no encontrarlos, por la noche se decidió empezar a hacer el recorrido que habrían efectuado los espeleólogos.

Ya al iniciar la jornada de hoy se habían revisado las dos posibles salidas y la entrada por la sima del Acebo, y la Guardia Civil estaba convencida de que estaban en una galería horizontal que aún les quedaban por alcanzar. Efectivamente así ha sido y a media tarde han sido localizados en buen estado aunque cansados. Pasdas las siete han salido los dos primero, que se encontraban más fuertes físicamente, e instantes después lo han hecho los otros dos.

Desde Ramales de la Victoria, el municipio cántabro situado al otro lado de la montaña donde se encuentra la cavidad y uno de los que cuenta con más cuevas para espeleología del norte de España, Diego ha agradecido el trabajo de la Guardia Civil durante estos días, el del resto de servicios que han conformado el operativo de rescate. Y también ha dado las gracias a la Unidad Militar de Emergencias, que ha trasladado a la zona a 59 militares y 12 vehículos, y que ha asegurado que respondió inmediatamente a la llamada del Gobierno cántabro.

Diego llegó a esta localidad sobre las 20.00 horas para conocer el desarrollo de las labores de rescate, acompañado por otras autoridades, como el responsable de la Guardia Civil en Cantabria , Justo Chamorro, y el delegado del Gobierno en la comunidad, Samuel Ruiz. Sin embargo, al poco tiempo de llegar todos han recibido la noticia de la localización de los deportistas. En el operativo han intervenido efectivos del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (Greim) de la Guardia Civil y efectivos del grupo de espeleosocorro de Protección Civil, el helicóptero del 112 y esta tarde llegó la Unidad Militar de Emergencia (UME) con 57 militares y 12 vehículos, únicamente para realizar labores de apoyo si el rescate se prolongaba más tiempo.

Los espeleólogos forman parte del grupo Espeleo Minas de Madrid, «un equipo experto, que practica espeleobuceo, integrado por gente con muchos años de experiencia». Los más veteranos del grupo son Alfonso Gutiérrez Gómez (presidente del grupo Espeleo Minas), de 45 años, y Bruno Martínez Pledel, de 49 años de edad, ambos «muy curtidos», que en esa ocasión acudieron acompañados de dos espeleólogos más jóvenes que se están iniciando en este deporte, Joaquín Gómez García, de 32 años, e Isabel Carrillo Gil, de 33.