Compartir

Hasta las guerras tienen sus normas. Y una de ellas, amparada por la legislación internacional, garantiza a los heridos en un conflicto, sean civiles o combatientes, el derecho a recibir asistencia médica. Sin embargo, lejos de respetarse, el personal sanitario se ha convertido en un objetivo cada vez más recurrente para los grupos armados en todo el mundo. La retirada de Médicos Sin Fronteras de …