martes, 29 septiembre 2020 4:03

El elefante de la injusticia

No recuerdo su nombre, pero su cara no se me olvida. Le conocí mientras esperábamos al autobús que sube a Fatehpur Sikri y su desparpajo y simpatía rápido llamaron mi atención. Vendía postales, guías, collares y regalaba sonrisas. Es cierto que sus ocho años de vida no iban acordes con su conversación, pero también lo es que seguía siendo un crío. Vestía camiseta roja, larga, y, aunque solo fueron…