Compartir

Fortes viaja en estos mismos momentos a su residencia de Salamanca, donde proseguirá su recuperación y puesta a punto para volver a retomar su actividad en estos días en los que se produce la mayor condensación de festejos de toda la temporada.

Descartado para su compromiso de pasado mañana, día 16, en Villarrobledo (Albacete), Fortes tiene “entre ceja y ceja” torear en Bilbao, uno de los grandes puertos de montaña de la temporada, donde está anunciado el miércoles que viene con Enrique Ponce y Miguel Ángel Perera, con toros de la ganadería de Alcurrucén.

No obstante, y dependiendo de su evolución y de lo que dictaminen los doctores encargados de tratarle a partir de ahora en la capital charra, no se descarta que este joven torero malagueño, de 23 años, reaparezca en la misma plaza donde cayó herido, Marbella, donde está contratado otra vez para este domingo, día 18.

Jiménez Fortes resultó corneado por su segundo toro, de la ganadería de Hermanos Garzón, en el festejo celebrado el pasado domingo en la plaza de toros Marbella.

Sin embargo, no se dio cuenta de que llevaba la cornada hasta su llegada al hotel, cuando al desvestirse vio que sangraba por la pierna, por lo que fue llevado al hospital, donde fue intervenido de cornada de 15 centímetros con trayectoria ascendente que le llegaba a la corva y contorneaba el fémur.