Compartir

La Guardia Civil ha detenido en Valencia a un policía local que se hacía pasar por agente secreto con el supuesto objetivo de captar a mujeres para su compañía, para lo que tenían que pasar pruebas que incluían favores sexuales y la entrega de dinero y joyas. También ha sido arrestada su pareja, quien presuntamente se encargaba de captar a las posibles víctimas en diferentes localidades de Valencia y Alicante.

En la casa del arrestado se han encontrado varias armas de fuego, pistolas simuladas y dispositivos electrónicos que enseñaba a sus víctimas para convencerlas de que era un mando de una agencia secreta.

Según ha informado la Dirección General de la Guardia Civil, la investigación comenzó a principios de este mes, cuando el instituto armado detectó que una persona podía estar haciéndose pasar por agente secreto, por motivos que en ese momento desconocían. Agentes de las localidades valencianas de Gandia y Picassent comprobaron que se trataba de un hombre que se hacía pasar por mando de una agencia secreta, prometiendo a sus víctimas un puesto de trabajo en la misma por un sueldo de 1.900 euros mensuales.

El ahora arrestado enseñaba a sus víctimas fotografías e insignias militares, vídeos con secuencias bélicas, dispositivos electrónicos y las armas que poseía para convencerlas de su condición de agente secreto. También les explicaba las fases que tenían que ir superando, en una de las cuales requería a las víctimas que le entregasen la mayor cantidad de oro de las que dispusieran, llegando a proponer, como última prueba, favores sexuales. Todas las mujeres eran obligadas, bajo amenazas, a mantener en secreto todas estas acciones.

Delitos

Finalmente, los agentes localizaron y detuvieron a un policía local de 56 años y nacionalidad española, F.H.P., por los delitos de usurpación de funciones públicas e intrusismo, estafa, amenazas y tentativa de abuso sexual. También fue arrestada su pareja sentimental, una mujer que supuestamente se dedicaba a captar a las víctimas. Se trata de M.D.R.M., de 45 años y nacionalidad española, a la que se acusa de los delitos de usurpación de funciones públicas e intrusismo, estafa, amenazas y tentativa de abuso sexual. En el registro realizado por la Guardia Civil en el domicilio del arrestado se intervinieron cinco armas simuladas y tres armas de fuego, fotografías, insignias y uniformes militares, además de material para telecomunicaciones como transmisiones y agendas electrónicas.

Hasta el momento se han esclarecido once hechos similares ocurridos en diferentes localidades de Valencia y Alicante, aunque los agentes esperan resolver más conforme avancen las investigaciones.