Compartir

EL CAIRO (Reuters) – Las fuerzas de seguridad egipcias han comenzado a desalojar los campamentos de protesta que exigían la restitución del derrocado presidente Mohamed Mursi, dijeron testigos de Reuters y la agencia de noticias estatal.

En la mayor acampada, situada en el noreste de El Cairo, las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos mientras helicópteros de la policía sobrevolaban la zona y vehículos del Ejército permanecían desplegados en las cercanías.

La agencia estatal de noticias dijo que las fuerzas de seguridad habían comenzado a aplicar un plan gradual para dispersar a los manifestantes, lo que casi seguro profundizará la agitación política en Egipto.

Los Hermanos Musulmanes, que apoyan al partido de Mursi, afirmaron que la policía mató a 30 personas en la operación para dispersar a los manifestantes, mientras que el testigo Ahshur Abid dijo que hubo 15 muertos. Aseguró que vio sus cuerpos en un hospital de campaña en uno de los campamentos.

No hubo inmediatamente una confirmación oficial de las muertes.