Compartir

Carmen es una de las muchísimas 'resignadas' a que la placidez conyugal vaya borrando el recuerdo del frenesí de los primeros años y del placer acomodado que llegó después. Carmen es la destinataria ideal de la 'Viagra femenina', Lybrido, un fármaco que se acaba de testar con éxito en 420 mujeres estadounidenses. Todas monógamas, con pareja estable y mortalmente aburridas.

Últimamente, la investigación no deja de indagar en la abrumadora falta de libido de las mujeres de todo el mundo: nos cansamos de nuestras parejas antes, más y con mayor frecuencia que ellos. Se diría que nuestra sexualidad está sometida a una terrible guerra de opuestos: mientras la biología parece empujarnos a variar de pareja con cierta frecuencia, la cultura favorece el deseo de una 'media naranja' de por vida. Esa brecha es, precisamente, el objetivo de este fármaco llamado a salvar la distancia entre lo que ansía el cuerpo y lo que requiere la mente. A 'fabricar' deseo para las parejas monógamas de largo recorrido.

Más información en mujerhoy.com