Compartir

El joven espada de Querétaro, de 25 años, ha pasado la noche en la madrileña clínica de la Fraternidad “sin fiebre y con un control del dolor a base de calmantes”, y se le ha aplicado un drenaje en la herida “para que no surjan hematomas que compliquen aún más su tiempo de convalecencia”, señaló García Leirado.

“Lo importante ahora es que haga reposo absoluto para que la herida vaya cicatrizando bien y pueda, cuanto antes, empezar a rehabilitar la pierna afectada, pues la cornada ha provocado un importante destrozo en masa gemelar, que es una zona fundamental para la articulación de la pierna”, añadió el doctor.

García Leirado ha asegurado también que, a pesar de la gravedad de la cornada, Fausto ha tenido “mucha suerte”, pues la herida “ha contusionado la vena y la arteria, pero sin afectarlas”.

Mañana por la mañana se le realizará una nueva cura y, en cuanto se le pueda retirar el drenaje, podrá ser dado de alta “a mediados o finales de esta semana”, aunque -insistió el doctor- “este tipo de cornada tarda mucho en recuperarse totalmente por la zona tan complicada que afecta”.

Una convalecencia que este mexicano afrontará de una forma más tranquila que otros toreros, ya que, según su entorno, la tarde de ayer en Las Ventas, en la que además debutaba, era la única que tenía cerrada en ruedos españoles esta temporada.

Santiago Fausto resultó herido en su turno de quites al último novillo, de la ganadería de El Montecillo, en el festejo de ayer en Las Ventas, cuando el animal arrolló y derribó al novillero, propinándole una severa paliza y corneándole en el gemelo.

En la enfermería fue operado de “herida en tercio medio, cara interna de pierna derecha con trayectoria ascendente de 30 centímetros que produce destrozos en masa gemelar interna y contusiona arteria y vena poplíteas. Contusiones y erosiones múltiples. Pronóstico grave”.