Compartir

Ni pobre ni grafitero. La galerista que le dio a Jean-Michel Basquiat su primer espacio expositivo, Annina Nosei, ha desmontado la condescendencia racista que planea sobre la figura del pintor y, 25 años después de su muerte, relee su vida de manera más intelectual y menos pop.