Compartir

La presentadora Oprah Winfrey, la mujer más poderosa del mundo según la revista 'Forbes', también sabe lo que es ser discriminada por su color. Ocurrió en Zúrich, en la tienda Troiss Pommes, donde una dependienta que no la reconoció no quiso enseñarle un bolso de piel de cocodrilo por ser «demasiado caro» para ella. Winfrey tiene una fortuna de 2.000 millones.