Compartir

Artem Gorodilov observa atemorizado su posible destino bajo sus pies. Zarandeado por sus secuestradores, que le han obligado a subirse a un coche y viajar hasta el cementerio local de Kamensk-Uralsky (distrito de Sverdlovsk), es sometido entre insultos y amenazas a un juicio nocturno por ser homosexual y difundir propaganda gay a través de internet. Sus captores le obligan a situarse sobre la tumb…