Quantcast

El mexicano Joselito Adame se abre hueco en España

Un Adame que, por méritos propio, ha logrado hacerse un lugar entre tanta monotonía -las ferias son prácticamente idénticas en combinaciones de toreros y ganaderías- y entre tanta competencia entre el nutrido grupo de modestos, que, desgraciadamente, luchan unos contra otros para firmar unos pocos contratos. Eso sí, a las “figuras” que ni las toquen.

Pero este joven torero de Aguascalientes no sólo ha conseguido, ni más ni menos, que quince tardes en ruedos nacionales, sino que ha logrado también meter la cabeza en plazas y ferias de postín, como Albacete, Valladolid y Valencia.

Magnífico trabajo de su apoderado, Mariano del Olmo, que ha sabido rentabilizar como pocos el sobresaliente paso de Adame por Madrid, donde cortó una oreja en cada una de las dos tardes que actuó y, aunque no logró abrir la Puerta Grande por culpa de la espada, sorprendió a todos, y muy gratamente, con un toreo muy puro y de verdad, muy del gusto de aquí.

Tras Madrid, Adame tiene el reto de reivindicar que aquello no fue casualidad y, tras su paso de puntillas por Soria y sus triunfos en dos festivales sin caballos en dos pueblos de la geografía española, los grandes puertos de montaña de su temporada empiezan ahora, y no sólo por esas 15 tardes, sino también porque en la gran mayoría tendrá que vérselas con ganado de lo más duro.

Su compromiso más inmediato tendrá lugar dentro de dos días en Socuéllamos (Ciudad Real), pero no será hasta el día 15, festividad de la Ascensión de la Virgen, la fecha más taurina del año, cuando afronte su primer gran reto: torear una corrida de Victorino Martín en la localidad navarra de Tafalla.

Tres festejos más, en Cantalejo (Segovia), Robledo de Chavela (Madrid) y Tarazona de Aragón (Zaragoza), con toros de Cebada Gago, pondrán fin a su actividad taurina en el mes de agosto, antes de adentrarse en un septiembre repleto de fechas.

De entre todas destacan Albacete y Valladolid, donde se las verá también con ganado “torista” del Puerto de San Lorenzo y Adolfo Martín, exigencia que, sumado al nivel de ambos cosos, debería suponer un plus de motivación para él.

Pero, además de estas dos grandes citas, Adame tendrá ocasión de hacer el paseíllo en otras plazas de menor relumbrón, pero con idéntica responsabilidad, fundamentalmente por los astados que tendrá que lidiar.

Eje de los Caballeros (Zaragoza) con reses “santacolomeñas” de La Quinta; Motilla del Palancar (Cuenca) con “eulogios”; Pozuelo de Alarcón (Madrid) con toros de San Román; Navalcarnero (Madrid) y Los Yébenes (Toledo) con ganado de El Ventorrillo, son los carteles que tiene firmados y cerrados.

Pero además, según ha podido confirmar Efe, Adame está también contratado en Alcañiz (Teruel), Valencia de Don Juan (León) y Bolaños de Calatrava (Ciudad Real), pero estos tres carteles están aún por rematar en cuanto a ganado y compañeros de terna.

El último paseíllo de la temporada española para Adame tendrá lugar en octubre, en una plaza de categoría como Valencia, antes de empezar a planear la campaña americana, ya por los meses de noviembre y diciembre.

Por todo este calendario, Adame debe considerarse un privilegiado en un país en el que las oportunidades brillan por su ausencia, lo que obliga a que muchos toreros españoles a emigrar a tierras sudamericanas para poder vivir de una profesión cada vez más selectiva y complicada.

Por Javier López.

Comentarios de Facebook