Compartir

Tras varios años observando cómo la comunidad científica accedía, manipulaba y publicaba libremente información relacionada con su genoma, la familia de Henrietta Lacks acaba de lograr que los Institutos Nacionales de la Salud de EE.UU. (NIH) limiten la forma en la que los investigadores acceden a las células HeLa y su genoma. En los años 50 estas células fueron aisladas, sin permiso, del tumor qu…