Compartir

Oviedo, 6 ago (EFE).- Un trabajo científico llevado a cabo en Asturias ha revelado que la proteína que causa el envejecimiento acelerado, la Prelamina A, es capaz de frenar la progresión de los tumores malignos, descubrimiento que puede permitir el desarrollo y aplicación de nuevas terapias para combatir el cáncer y la progeria.