Compartir

Un año más el verano es sinónimo de vacaciones y de viajes. Sin embargo, muchos conductores sufren un importante desasosiego a la hora de partir dado que el maletero se les queda pequeño para tanto bulto. Sin embargo, la colocación de las maletas tiene mucha más importancia que el no poder cerrar el capó. Por su peso, el equipaje modifica el reparto de pesos y el centro de gravedad de un vehículo. De esta manera, su colocación afecta a la seguridad del conductor y de sus acompañantes.

Autocasion.com propone una serie de trucos para que cargar el maletero sea efectivo y rápido. Lo primero es que las maletas y objetos más voluminosos y pesados deben situarse al fondo del maletero, lo más cerca posible de los asientos traseros. En el caso de que hubiera maleta con ruedas, éstas deben colocarse hacia arriba: así limitaremos lo máximo posible sus movimientos en el espacio de carga. Es aconsejable utilizar pulpos o redes para dejar la carga perfectamente sujeta en el maletero. En caso de accidente, cualquier objeto suelto en el habitáculo será lanzado como un proyectil hacia delante, multiplicando su peso. Así, en la bandeja trasera solo debería llevarse prendas de abrigo.

Antes de terminar, hay que comprobar que el capó cierra perfectamente tras colocar toda la carga. Junto al mismo pueden colocarse las cosas que puedas necesitar en una parada: una nevera portátil con agua o refrescos, los triángulos de emergencia, paraguas? Así estarán a mano al abrir el portón y no será necesario quitar todas las maletas para acceder a ellos.

Viaje con niños

Cuando hay niños, su equipaje merece un tratamiento especial. Si se lleva un carrito debe ser lo último en entrar en el maletero, con el fin de que sea lo primero que se saque al abrir el portón. Lo mismo ocurre con las bolsas con la comida, biberones o pañales que han de estar disponible con la mayor brevedad posible.

A los pequeños, lo que más les entretiene es un DVD, con sus películas o series favoritas. También puede estimularse su imaginación con juegos de toda la vida o con canciones infantiles. Asimismo, puede aprovecharse el viaje para familiarizarles con las señales de tráfico, haciéndoles que las busquen.