miércoles, 30 septiembre 2020 2:28

El Gobierno aprueba los nuevos requisitos para las becas

Se ha hecho esperar, pero los estudiantes ya saben por fin a qué atenerse para solicitar una beca en apenas unas semanas. El Consejo de Ministros ha dado luz verde al polémico decreto que establece un nuevo modelo de ayudas en el que se endurecen los requisitos académicos para optar a estas becas. Un sistema que cuenta con el rechazo de gran parte de la comunidad educativa y que el ministro José Ignacio Wert debió ?dulcificar? ante las críticas de las propias comunidades autónomas gobernadas por el PP.

Para poder sacar el modelo adelante, el Ministerio hizo una diferenciación entre «pagar los estudios» -el acceso a la universidad- y «pagar por estudiar» -el resto de ayudas-. Así, a partir del próximo curso bastará con un 5,5 para lograr la exención de la matrícula universitaria en el primer año. En los cursos siguientes será necesario superar un 65% de los créditos en las enseñanzas técnicas y de ciencias, aprobar el 80% en las carreras de Ciencias de la Salud y el 90% para las encuadradas en las Ciencias Sociales, Jurídicas y Artes y Humanidades.

Sin embargo, para optar al resto de componentes de una beca (ayudas por una renta baja o para una residencia) los estudiantes universitarios deberán aprobar todas las asignaturas u obtener un 6,5 de media y superar el 90% de los créditos para enseñanzas de Ciencias Sociales y Humanidades y un 80% de créditos para Ciencias de la Salud. En el caso de las carreras científicas y técnicas la nota exigida será un 6 y superar el 80% y el 65% de los créditos, respectivamente.

El decreto también rebaja de un 6 a un 5,5 los requerimientos académicos para acceder a una beca en el Bachillerato, otra de las demandas de las comunidades autónomas del PP. El ministro justificó la «suavización de los criterios» en Bachillerato ante el riesgo de que fueran contraproducentes con respecto al objetivo de reducir la tasa de abandono escolar. Es decir, que expulsara a los alumnos del sistema educativo y les condenara al paro juvenil. Por su parte, las ayudas para la FP Superior se mantienen en el 5,5.

El nuevo modelo divide las becas en una cuantía fija (basada únicamente en el nivel de renta familiar) y otra variable que tendrá en cuenta el rendimiento académico cuyo importe mínimo para cualquier becario será de 60 euros. La cuantía fija será de 1.500 euros además de la exención de la tasa de matrícula universitaria. A estas ayudas habrá que sumar otros 1.500 euros en concepto de residencia, es decir, que el alumno viva fuera de su domicilio familiar. De esta manera desaparecen ayudas destinadas a conceptos como la movilidad (desplazamiento del estudiante), material escolar o becas salarios. También se simplifican los grupos de umbrales de renta, que pasan de cinco a tres.