Compartir

El año pasado, la presentación de su obra contó con la presencia del presidente del Gobierno, José Antonio Monago, y los abucheos de los que se manifestaban en apoyo a la refinería. Entonces, un José Carlos Plaza, comprometido y conocedor de la situación de recortes y la subida del paro, algo despistado decidió unirse a los manifestantes.