Inicio sociedad

Docentes paraguayos vuelven a clase, excepto un sindicato que mantiene huelga

Compartir

Profesores de escuelas públicas de primaria y secundaria de Paraguay, adscritos a los principales sindicatos del sector, iniciaron el lunes una huelga indefinida que dejó sin clases a los alumnos de unas 10.000 escuelas.

El Comando de Unidad Sindical de Trabajadores de la Educación (Custe) y la Unión Nacional de Educadores (UNE) levantaron la huelga tras la decisión de la Cámara de Diputados de estudiar el pedido de ampliación presupuestaria reclamado por los docentes.

La FEP continuará con su protesta hasta que se mejoren las condiciones de jubilación de los profesores, según dijo a Efe su presidente, Carlos Parodi.

Parodi declaró que continuarán «firmes» y no abandonarán la huelga hasta que la cámara Baja rechace el proyecto de ley, que en febrero de este año fue aprobado en el Senado y que reduce el aumento anual de las jubilaciones de los profesionales de la educación pública.

El gremio demanda que sus pensiones se equiparen al salario actual de los funcionarios y empleados activos del Estado, de acuerdo a su categoría.

«Si esta ley se aprueba con las modificaciones aprobadas por el Senado, el aumento (de las jubilaciones) va a ser conforme a la mitad de la subida de la inflación», denunció Parodi.

Desde el lunes, todos los asociados a la FEP mantienen su protesta, que hoy trasladaron a las principales rutas del país, y que pretenden continuar con concentraciones frente al Congreso la próxima semana y con una manifestación el 15 de agosto, día de la asunción del presidente electo, Horacio Cartes.

Un maestro gana en Paraguay unos 700 dólares al mes, mientras que la jubilación máxima para un docente ronda entre los 600.000 guaraníes (unos 133 dólares) y los 2 millones de guaraníes (unos 440 dólares), según la FEP, sindicato que dice agrupar a 40.000 maestros activos.