Compartir

Kivalina, un pequeño pueblo costero de Alaska, está siendo tragado por el océano. No pasará dentro de mil años. Ya está pasando. Los ingenieros del Ejército estadounidense construyeron en 2008 un muro a lo largo de la playa, pero es sólo una medida para ganar algo de tiempo. Sus casi 400 habitantes habitantes lo saben. Lo ven. Según explicaba en un artículo Robin Bronen, directora del Alaska Immig…