jueves, 24 septiembre 2020 20:45

ENVIADOS ESTIVALES EXCOMUNISTAS AFORTUNADOS La princesa cruel

Con la desintegración de la Unión Soviética, en Rusia y en el resto de los países surgidos del colapso comunista se desató la fiebre por adquirir empresas estatales, incluidas las codiciadas extractoras de petróleo y gas. No eran muy caras. El problema es que a los extranjeros se les cerró el paso y entre los paisanos nadie tenía suficiente dinero.