Compartir

Los doce jóvenes que participaron del almuerzo con Francisco, se quedaron mudos en los primeros minutos que estuvieron con el Papa, que fue quien los animó a conversar y les preguntó por qué no hablaban. «Santo Padre, no todos los días almorzamos con el Papa», le respondió el argentino, Marcelo Galeano, de 26 años, que es acompañante terapéutico y trabaja como traductor voluntario de españolen la …