Compartir

El cine no sería lo que es sin la pasión de Georges Méliès (1861-1938). Este visionario comprendió antes que nadie que «las películas tienen el poder de capturar los sueños». Cuando el cine estaba en mantillas Méliès fue capaz de incorporar la magia, jugar con las ficciones, alimentar la fantasía y hacer que la mente del espectador volara mucho más allá de la Luna que él alcanzó con su imaginación…