Inicio Sociedad

Tragedia en Galicia: El Papa Francisco reza por las víctimas del accidente de Santiago y se une al dolor de las familias

Compartir

Nada más enterarse del grave accidente que había tenido lugar en Santiago, el Papa telefoneó en la noche de este miércoles al presidente de la Conferencia Episcopal Española y arzobispo de Madrid, cardenal Antonio María Rouco Varela, que se encuentra en Brasil, participando junto a otros 12 obispos españoles y miles de jóvenes en la Jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro.

Según fuentes de la Conferencia Episcopal, el Papa se interesó por los detalles de la tragedia ferroviaria y por la situación de las familias de las víctimas. El Santo Padre se une al dolor de todos los afectados, pide al Señor muy particularmente por los que han fallecido en el accidente y los encomendará durante la Santa Misa que celebrará hoy en Río de Janeiro.

Asimismo, el portavoz vaticano dijo que el Papa se unió al dolor de las familias españolas por la muerte de decenas de personas y heridos del accidente. Según Lombardi, el Pontífice fue informado del accidente y expresó su tristeza. Lombardi recordó que el accidente se produjo en la vigilia de la festividad del Apóstol Santiago y que posiblemente entre los muertos pueda encontrarse algún peregrino que iba a Compostela, y pidió a los periodistas acreditados para la JMJ un minuto de silencio por las víctimas. 

Por su parte, el secretario de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, en ausencia del presidente y por encargo suyo, ha enviado una carta al arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, en la que dice: «En nombre de todos los miembros de nuestra Conferencia Episcopal, que estamos espiritualmente cerca de usted, de los accidentados y de sus familias. Nos unimos a sus oraciones por el eterno descanso de los fallecidos; que, por intercesión del Apóstol Santiago, el Dios del amor los acoja junto a Él y otorgue el consuelo y la serenidad a sus familiares. Pedimos también por el restablecimiento de los heridos y por todos los que están prestando socorro médico y espiritual».

En la carta, los obispos señalan también que «toda la comunidad católica en España se siente profundamente conmovida por esta tragedia, «ocurrida precisamente en la víspera de la solemnidad del Apóstol Santiago, patrono de España» y concluyen pidiendo a Dios, por medio del Apóstol, «su bendición para quienes han sido tan inesperadamente tocados por el sufrimiento y para sus familias».

Los obispos invitan a todos los católicos a rezar por los difuntos, por los heridos y por sus familiares; a participar, al menos espiritualmente, en todas las celebraciones litúrgicas que se organicen; e invitan también a unirse con la oración en el minuto de silencio que ha sido convocado por diferentes instituciones, hoy a las 12 horas, en toda España.