Compartir

«Pilar, de 75 años, regresó a su casa después de degustar unas deliciosas fresas con vino en la víspera de San Bernabé. Nada más cruzar el umbral de la puerta de su domicilio tropezó con la alfombra del recibidor y se cayó, apoyándose con la muñeca sobre el suelo.