Compartir

El estancamiento del flagelo de la pobreza se debe a que Honduras no ha logrado los niveles de competitividad internacional que le permitan crecer en términos económicos y crear nuevos empleos, indicó Sillano a periodistas.

“La pobreza está estancada, no logra reducirse porque los niveles de crecimiento que tiene la economía no permiten realmente lograr bajar esa pobreza”, expresó el funcionario de la UE, quien además subrayó que preocupa que ese flagelo siga estancado desde 2006.

Según organismos locales, la pobreza en Honduras afecta a más del 60 por ciento de los 8,5 millones de habitantes que tiene Honduras, de los que más de un millón son desempleados y otro tanto casi igual son subempleados.

El presidente hondureño, Porfirio Lobo, quien asumió el poder el 27 de enero de 2010 para un período de cuatro años, prometió en su campaña “trabajo y seguridad”, pero a seis meses de concluir su mandato no ha podido cumplir con ninguno de los dos ofrecimientos.

El país centroamericano vive en la inseguridad y una violencia criminal que a diario deja un promedio de 20 muertos, según organismos de derechos humanos.