Compartir

La copia como arte, pero también como patología, o también, el deseo que tenemos de ser otro. Ambas ideas circulan por la hora y media de metraje de una película singular, 'El último Elvis', que se estrenó el viernes en las pantallas tras haber ganado el premio de la sección Horizontes Latinos del Festival de San Sebastián.