Compartir

Thomas tuvo durante 57 años un sitio fijo entre los corresponsales de la mansión presidencial, donde era conocida por sus preguntas directas y ácidas, que a menudo incomodaban a los portavoces de los diez mandatarios que cubrió. Fue la primera mujer miembro de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, la primera presidenta de esa organización, y la primera directiva femenina del Club Nacional de Prensa.