Compartir

Llegó a Trujillo de la mano de sus padres, Xavier de Salas y Carmen Ortueta, hace más de 40 años. Eduardo de Salas está prendado de este municipio, donde reside. Tras su jubilación -o, como él dice, con tiempo para dedicarse a la huerta- participa en la organización del Festival Internacional de Música Ciudad de la localidad. Es el vicepresidente de la Asociación Promúsica.