Compartir

Una mala caída es siempre un problema en San Fermín. Un o típico. Pero cuando la caída la sufren simultáneamente cientos de personas el resultado puede ser dramático.

Eso es lo que ha sucedido hoy en el sétimo encierro de San Fermín, con los toros de Fuente Ymbro se estabn comportando y apenas había habido algunas pocas caísas. Sin embargo, la aglomercaicón de gente y el pánico han jugado una mala pasada y, cuando la manada ha llegado a la plaza, cientos de personas se amontonaban en un tapón por el que era imposible pasar.

Cientos de personas habían caído y algunos cabestros han pasado por encima. Ha habido momentos de gran confusión hasta que alguien ha decidido como solución (y acierto) abrir la puerta para que los toros pudieran pasar por el lateral. Afortunadamente los toros no han embestido a la masa de gente.

Un total de 23 personas han sido trasladadas por el momento al Complejo Hospitalario de Navarra (CNH) y al hospital Virgen del Camino. Según las primeras informaciones, cuatro de los traslados se han realizado desde el recorrido del encierro y parece ser que los otros 17 han sido evacuados como consecuencia del tapón que se ha formado por la montonera de mozos que aguardaban en el callejón.

Según el parte médico, un joven de 19 años y natural de Vitoria se encuentra en estado muy grave por aplastamiento torácico. Además, y aunque en un primer momento se ha informado de que no había habido cornadas, otro de los corredores ha resultado herido por un puntazo en la axila, aunque no reviste gravedad, y está siendo operado en estos momentos en la plaza de Toros, según informa Pablo Ojer.