Quantcast

El presidente del Senado colombiano rechaza los comentarios de la ONU sobre las protestas

“El señor Howland ha golpeado con el garrote del prejuicio a toda la fuerza pública colombiana legítima, pero en cambio ha tratado con el guante blanco de la justificación social a los responsables de las vías de hecho que han generado bloqueos y otros actos violentos en la zona del Catatumbo”, dijo Barreras en un comunicado de su despacho.

La oficina de la ONU en Colombia denunció el pasado miércoles que en el Catatumbo, donde desde hace más de un mes miles de campesinos protestan contra el abandono estatal, sufre una “grave vulneración” de sus derechos económicos, sociales y culturales y que durante las manifestaciones ha habido un “uso excesivo de la fuerza” por parte de las autoridades.

En esas protestas han muerto cuatro campesinos en choques con la fuerza pública en los que también han resultado heridos unos cuarenta policías en Ocaña, segunda ciudad del departamento de Norte de Santander.

Barreras dijo que comunicará oficialmente a la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, que la próxima semana visitará el país, su disconformidad por lo que considera una injerencia de Howland que va más allá de su función en Colombia.

A juicio del senador, Howland no solamente intervino como juez no calificado frente a los hechos del Catatumbo, sino que además hizo “propuestas políticas” y recomendaciones de Gobierno “para resolver los temas agrarios o de pobreza” que no corresponden con su papel al frente de la oficina de la ONU en el país.

Según Barreras, Howland “no es juez ni puede ejercer de dirigente político”.

“Así como el señor Howland ha tenido el cuidado en estigmatizar la protesta social invitando a que no se generalice acusando a todo el campesinado de los actos violentos aislados, debería tener el mismo cuidado de no generalizar y prejuzgar frente a la actuación de la fuerza pública”, anotó el presidente del Senado.

Barreras agregó que Howland se precipitó al definir culpabilidades en un proceso de investigación que está en manos de la Fiscalía colombiana.

“La legitimidad de esta oficina de Naciones Unidas en todo el mundo está determinada por su neutralidad, su respeto a las instituciones y a que se mantenga en los límites misionales de su carrera”, aseveró.

El mismo miércoles el Ministerio de Defensa colombiano respondió a la ONU que “es irresponsable y temerario” hacer cualquier afirmación sobre la muerte de los cuatro campesinos en el Catatumbo hasta que la Fiscalía no determine las circunstancias en que esas personas perdieron la vida.

Comentarios de Facebook