sábado, 26 septiembre 2020 3:48

Miles de policías israelíes custodian los rezos del primer viernes del Ramadán

Fuentes policiales dijeron a Efe que una parte de los agentes tomaron posiciones alrededor de la ciudad vieja antes del amanecer, y el resto desde primera hora de la mañana.

El despliegue se completa con un globo aerostático con potentes cámaras de televisión y un dispositivo de televisión por circuito cerrado instalado, hace ya varios años, en las callejuelas de la ciudad antigua.

El Haram A-Sharif para los musulmanes, o Monte del Templo para Israel, alberga la mezquita de Al Aqsa, la tercera en la jerarquía del islam y un lugar de atracción para decenas de miles de feligreses durante todo el año y, sobre todo, en períodos de fiestas.

Allí se originó en 2000 la intifada de Al Aqsa, que duró uno cinco años y costó la vida a unos 5.000 palestinos y 1.500 israelíes.

El vasto despliegue de seguridad se debe a que Israel espera este año la afluencia de cerca de un millón de palestinos durante el mes de ayuno, tras levantar muchas de las restricciones que rigen la mayor parte del año para que palestinos de Cisjordania entren en su territorio, informó ayer la web del diario Yediot Aharonot.

Según esta fuente, se había reforzado también la cooperación entre las policías israelí y palestina para agilizar los pasos fronterizos y evitar problemas con personas que no tengan los permisos requeridos.

Jerusalén Este, donde residen un cuarto de millón de palestinos, es el principal foco de afluencia familiar y turística aunque, a juzgar por el año pasado, decenas de miles de palestinos acudirán también a la costa mediterránea para darse un baño -Cisjordania no tiene mar- y a los grandes centros comerciales israelíes para hacer compras.

Los principales movimientos de un lugar a otro se producen los viernes del Ramadán, por ser día sagrado para el islam, y al final del mes de ayuno, cuando se celebra la fiesta de Eid El Fiter.