Compartir

El Papa dio ayer una nueva muestra de su postura inflexible ante los abusos a los más indefensos. Francisco aprobó una reforma del Código Penal del Vaticano que refuerza las sanciones contra los actos de pederastia y fortalece las medidas represivas en caso de corrupción y lavado de dinero. El «motu proprio», el decreto firmado por el Papa, tiene como objetivo «ajustar a los parámetros internacion…