Compartir

A partir del 1 de agosto Sanidad dejará de financiar nada menos que ocho
píldoras anticonceptivas de última generación. Los anticonceptivos en
cuestión que tendrán que pagarse íntegramente por las usuarias son
Dretine, Dretinelle, Drosure, Drosurelle, Drosiane, Drosianelle, Liofora
y Yira (todas ellas contienen una combinación de hormonas a base de
etinilestradiol y drospirenona), según ha informado la Cadena Ser.

Una resolución de la Dirección General de Farmacia saca
de la financiación pública esos ocho fármacos
debido a que el precio de
los mismos fijado por el Ministerio para su financiación no ha sido
aceptado por los laboratorios.

Las mismas fuentes han asegurado
que no se ha demostrado que esos ocho anticonceptivos ofrezcan
beneficios extra que justifiquen un precio más alto
y han resaltado que
existen en el mercado alternativas de otros fármacos financiados que
llevan muchos años dando buenos resultados. Además, no todos los
anticonceptivos autorizados por el Ministerio están financiados, han
recordado.

Sanidad insiste en que con esta decisión, que según ellos no responde a una decisión ideológica, no se produce vacío
terapéutico, porque hay otras píldoras que llevan años en el mercado.
“Sólo se dejan de financiar los más modernos, porque no han demostrado un beneficio extra”, señala un portavoz del departamento de Ana Mato.

Los especialistas en anticoncepción llevan
años reclamando al Gobierno que financie no sólo pastillas orales e
implantes subcutáneos, sino otras formulaciones como los parches o el anillo vaginal. Sobre este punto, el Ministerio ha insistido que no tiene intención de incluirlos en su financiación.