Compartir

Existía gran incertidumbre en torno a esta ganadería ya que se estrenaba en Pamplona y, además, sustituían a los míticos Cebada Gago. Afortunadamente no han producido el número de corneados que se temían con los Cebada, pero sí que han dejado, hasta el momento, el encierro más espectacular de los tres que llevamos en estos Sanfermines 2013.

Y la espectacularidad ha sido compartida por Pelotito, un morlaco con una cornamenta absolutamente impresionante, y también por un cabestro que ha salido disparado y ha realizado más de la mitad del recorrido en solitario, sin embestir pero creando momentos de gran tensión dado el enorme tamaño del animal.

Pero el auténtico peligro lo creó Pelotito, un toro, el más pequeño de la manada con un peso de 525 kilos pero con una amplitud de cornamenta que extendía el riesgo más allá de lo que ocupa su propio cuerpo. Ya desde la Cuesta de Santo Domingo miraba constantemente a uno y otro lado. No embestía, pero sembraba el miedo a ambos lados. Rápidamente se adelantó a sus hermanos y realizó buena parte del recorrido en solitario, mirando pero sin derrotar.

Los otros cinco morlacos han corrido hermanados, bien protegidos por el resto de cabestros, que impedían que los mozos pudieran acercarse a los cuernos. Pero el toro que iba destacado sí que ha permitido lucirse a los mozos en la calle Estafeta. Eso sí, la velocidad ha provocado más de un atropello.

El encierro ha cambiado cuando el primer toro ha alcanzado al cabestro, a mitad de la calle Estafeta. Ahí la velocidad se ha frenado y aunque se ha mantenido el peligro, el toro ya no miraba tanto a los lados.

Dos momentos más de peligro se han vivido en la entrada al callejón y en la entrada a la plaza de toros cuando dos grupos de mozos se han caído y han provocado que los morlacos hayan tenido que saltar sobre ellos.

Dos minutos y veintinueve segundos después de iniciarse el encierro, los seis toros de Valdefresno han entrado en los corrales, aunque el primer cabestro todavía se ha permitido el lujo de quedarse en la arena. Incluso ha hecho un amago de salir nuevamente a las calles de Pamplona, pero se ha caído, lo que ha permitido el trabajo de los pastores.

El encierro se ha cerrado con dos heridos trasladados a los hospitales. En la Cuesta de Santo Domingo ha resultado contusionado en las lumbares un vecino de San Sebastián de los Reyes de 47 años. Su pronóstico es reservado a la espera de hacer una valoración más profunda. Con el mismo pronóstico ha sido trasladado al hospital un joven salmantino, de 20 años, con un trauma toraco-abdominal, que procede del tramo de Mercaderes.