Compartir

Maya, que hoy ha entregado los premios del XIII Concurso Internacional de Fuegos Artificiales de San Fermín, ha reconocido que muchas personas le han pedido que el próximo día 14 el tradicional “Pobre de mí” de despedida de las fiestas comience 18 minutos más tarde, los mismos que se retrasó el lanzamiento del chupinazo.

“Eso quiere decir que hay muchísimas ganas de que no se acaben las fiestas”, ha afirmado el alcalde, que ha comentado que va a estudiar cómo se puede lograr que “el disfrute de las fiestas sea lo mayor posible”.

El alcalde ha indicado no obstante que “las cosas tienen su protocolo” y retrasar el “Pobre de mí” no sería lógico, pero alguna iniciativa tratarán de “inventar” para atender “ese deseo de los pamploneses de que la fiesta dure veinte minutos más”.

“No sé exactamente qué, pero algo pensaremos”, ha apuntado el alcalde a los periodistas.

Maya ha aseverado que ese “acto lamentable” del día del chupinazo, “ha marcado negativamente” el comienzo de las fiestas por el hecho de que “unos pocos intenten imponer a todos lo que no se quiere”.

El primer edil ha hecho una valoración “supernegativa” de ese suceso y así se lo han hecho llegar “una inmensa mayoría de ciudadanos, que estaban indignados”.

Se sigue investigando para determinar quiénes fueron los autores de la acción que retrasó el lanzamiento del chupinazo y concretar el posible delito que se cometió, porque se trató de “un tema muy serio de seguridad”, ha declarado Maya.

Sin embargo, el alcalde ha hecho un balance general de los sanfermines de “normalidad”, muy similar al del año pasado, se ha puesto de manifiesto hoy en la Junta Local de Seguridad.